Saltar al contenido
Tu Receta Vegana

Limpiar el hígado con la limpieza hepática y de la vesícula de Andreas Moritz

Limpiar el hígado la limpieza hepática y de la vesícula de Andreas Moritz

Limpiar el hígado es algo que nuestro cuerpo necesita mucho más de lo que nos imaginamos. Hace años llegó a mis manos el libro de La limpieza hepática y de la vesícula de Andreas Moritz, y me llamó mucho la atención. Su método natural para limpiar el hígado me sorprendió muy gratamente por sus resultados y su relativa sencillez (sobre todo al compararlo con una operación o cirugía), por lo que lo he venido usando durante muchos años para mejorar mi salud. Hoy quiero compartir contigo toda esta valiosa información.

¿Quieres conocer más métodos para optimizar tu salud? Consulta el método Wim Hof y el ayuno intermitente.

¿Por qué limpiar el hígado? ¿Ayuda a las personas con hígado graso?

Sin duda, la limpieza hepática de Andreas Moritz puede ayudar a todo tipo de personas, desde las que tienen hígado graso a las que no padecen ningún problema aparente relacionado con el hígado. Y no solo eso: este método de limpiar el hígado puede optimizar la salud y la vitalidad de cualquier persona sana.

Por mi parte, lo he venido usando ya por más de diez años. Al principio, conocí el libro gracias a una recomendación. Vamos, que me llegó por casualidad. Entonces, lo que hice fue leerlo y me quedé muy sorprendido. Al poner el método en práctica pude notar los resultados bastante pronto. En lo personal, me sentía ligero, relajado y con más vitalidad. Fue una experiencia increíble que repetí los meses siguientes. Ahora, mi cuerpo ya solo necesita una depuración hepática a modo de mantenimiento un par de veces al año, tal y como recomienda el libro.

¿Por qué limpiar el hígado?

La idea principal sobre la que gira el libro (de forma muy resumida) es la de que ciertos hábitos alimenticios, emocionales y de otra índole estimulan a nuestro hígado a producir cálculos biliares. Estos son una especie de piedrecitas de diversos tamaños formados de bilis que se quedan obstruyendo los conductos hepáticos, provocando que la digestión de los alimentos sea cada vez peor.

A su vez, la acumulación de cálculos biliares obstruyendo el hígado afecta a nuestra salud, la cual también va empeorando y perdemos vitalidad con el tiempo. Entonces, eliminar los cálculos biliares de vez en cuando se torna en algo crucial, ya que hará que nuestro cuerpo esté mucho más sano, equilibrado, flexible y vital.

La limpieza hepática y de la vesícula de Andreas Moritz. ¿En qué consiste?

Yo te recomiendo encarecidamente que te leas el libro, ya que los conceptos están mucho mejor y ampliamente explicados. Además, no solo aprendes el método al completo, sino que te ofrece todas las herramientas complementarias para que resulte un gran éxito en tu vida. Andreas Moritz ha cambiado la vida de miles de personas en todo el mundo con esta pequeña joya llamada Limpieza hepática y de la vesícula, y su lectura también te hace comprender en profundidad las causas de tener un hígado obstruido, las consecuencias de ello y la solución.

No obstante, te voy a resumir aquí lo esencial para poder llevar el método a la práctica y poder ayudarte, no sin eximirme por adelantado de cualquier responsabilidad y seguir recomendándote consultar la fuente original.

Pasos para limpiar el hígado con la limpieza hepática y de la vesícula de Andreas Moritz

Para realizar la limpeza hepática de Moritz necesitaremos una preparación de 6 días. Después, necesitaremos unas 20 horas para realizar la limpieza propiamente dicha, y lo ideal es que este último día sea fin de semana. Aunque parezca largo, no es complicado.

¿Qué necesitamos para la limpieza hepática casera?

  • 6 litros de zumo de manzana. Sirven tanto zumos de manzana natural, como los de supermercado. En el libro incluso dice que la sidra puede funcionar, aunque mejor la descartamos por el alcohol. Si no se quiere tomar zumo de manzana se puede tomar ácido málico disuelto en agua, que es un ácido presente en las manzanas de forma natural. En otra parte del libro se habla de que también se puede usar zumo fresco de naranja y limón para sustituir a la manzana.
  • 4 cucharadas soperas de sales de Epsom (que no es sino sulfato de magnesio en polvo). Estas sales las tenemos que disolver en 3 vasos de agua.
  • Zumo de pomelo (de preferencia pomelo rosa, aunque no es imprescindible). La cantidad debe ser suficiente para poder llenar 2 tercios de un vaso. El pomelo yo siempre lo he utilizado natural y recién exprimido, aunque también puede ser zumo de pomelo envasado.
  • Medio vaso de aceite de oliva virgen extra.
  • Dos botellas o recipientes de medio litro de capacidad con medidor (al menos uno de ellos debe llevar tapa, ya que nos servirá para agitar la mezcla del pomelo y el aceite).
  • 8 cápsulas de Ornitina. Para evitar tener náuseas tras el día clave de la limpieza.

Los 6 días de preparación para la limpieza hepática natural

No tiene mucha historia lo que hay que hacer durante los 6 días anteriores a la limpieza hepática. Sin embargo, hay que ser muy estrictos y respetar las normas. Muchos casos en los que la limpieza no funciona es debido a que no se ha sido completamente riguroso en estas normas. Veámoslas en detalle.

  • Tomar un litro al día de zumo de manzana (se puede tomar más cantidad si se desea, pero no menos). La finalidad de esto es ablandar los cálculos biliares con la acción del ácido málico del zumo. Con esto, su expulsión será más sencilla. Hay que tomar el zumo de manzana a pequeños sorbos a lo largo de todo el día y separado de las comidas. También hay que cepillarse los dientes a menudo para no dañarlos con tanto ácido málico. Si se opta por el ácido málico en polvo se debe tomar una cucharadita al día disuelta en agua y tomada igualmente a lo largo del día..
  • Qué dieta seguir.
    • Tomar alimentos templados o calientes. No tomar alimentos o bebidas fríos debido a que enfrían el hígado y hacen la limpieza menos eficaz.
    • Seguir una dieta vegana, evitando los alimentos de origen animal, incluidos los lácteos. También hay que evitar los alimentos fritos.
    • No comer en exceso.
  • ¿Cuándo hacer la limpieza?
    • Se recomienda hacer coincidir el día clave de la limpieza con el fin de semana, ya que es el momento en el que podemos estar tranquilos en casa sin que nos molesten y poder descansar.
    • Se recomienda que la limpieza se haga de luna llena a luna nueva. No debe coincidir con la luna llena, ya que el cuerpo retiene más líquidos este día. El día ideal es luna nueva.
  • No tomar medicamentos que podamos evitar estos días para no sobrecargar al hígado.
  • Limpiar el colon. Se recomienda mucho llevar a cabo esta acción antes y después de la limpieza hepática. Andreas Moritz recomendaba el uso del Colema Board o acudir a un centro especializado en hidroterapia de colon. Yo tengo el Colema Board y la verdad es que es estupendo para usarlo en la comodidad del hogar.
  • Qué hay que hacer el sexto día de toma de zumo de manzana.
    • Tomar el litro de zumo de manzana por la mañana.
    • Comer un desayuno ligero. Una opción ideal son los copos de avena. También se pueden tomar zumos de fruta o directamente frutas. Evitar azúcar y cualquier edulcorante, aceite, especias, yogur, leche, mermelada, mantequilla, queso, huevos, frutos secos, pasteles y alimentos fríos.
    • Almuerzo: verduras hervidas o al vapor con arroz blanco con un poco de sal del Himalaya o marina sin refinar.
    • MUY IMPORTANTE: no comer, en ningún caso, aceite, mantequilla o alimentos proteicos, ya que pueden producir malestar durante la limpieza y perder efectividad. No comer ni beber nada (salvo agua) desde las 13 o 13:30 del mediodía. Puedes adaptar el horario de la limpieza a tu gusto, por ejemplo, no comer desde las 14:30, aunque si haces esto deberás retrasar una hora los pasos siguientes.

La limpieza hepática

Por fin llegamos al momento de la limpieza del hígado. Deben seguirse estos pasos con mucha rigurosidad. No nos podemos saltar ninguno de ellos (ni mucho menos los anteriores). Vamos a dividir las fases por horas, tal y como lo hace el libro original de Andreas Moritz, aunque recuerda que puedes acomodar el horario a tu gusto (adelantando o atrasando una hora o dos el proceso, aunque se recomienda este). Eso sí, todas las horas deben estar sincronizadas.

  • 18 horas:
    • Usaremos una jarra y pondremos en ella las 4 cucharadas de sales de Epsom y 3/4 de litro de agua filtrada. Removemos muy bien para que se disuelvan las sales.
    • Tenemos que dividir el contenido de la jarra en 4 tomas. Cada toma contendrá 3/4 de vaso.
    • Tomar la primera toma en ese momento.
    • Ya te adelanto que no tiene buen sabor. Lo mejor es beberlo degolpe y, si se quiere, se puede beber acto seguido un poco de agua con zumo de limón.
    • Cepillarse los dientes después de cada toma.
    • Las sales de Epsom sirven para dilatar los conductos biliares. Si tenemos en cuenta que el ácido málico los ablandó toda la semana y la dilatación de las sales de Epsom, vemos que podrán salir con facilidad. De ahí la gran importancia de seguir el proceso fielmente. Si te saltas algún paso no te funcionará.
  • 20 horas: Tomar la segunda toma de sales de Epsom con agua (3/4 de vaso de nuevo).
  • 21:30 horas: Si no se ha evacuado ni tampoco se ha realizado una limpieza de colon en 24 horas debe aplicarse un enema de agua para mover los intestinos.
  • 21:45 horas:
    • Los pomelos y el aceite deben estar a temperatura ambiente.
    • Lavar bien los pomelos y los exprimimos, desechando la pulpa. Debemos llenar 3/4 de vaso.
    • Echar el zumo en el recipiente con tapa del que hablamos antes (una coctelera es ideal, ya que lo agitaremos después).
    • Añadir medio vaso de aceite de oliva virgen extra.
    • Tapar y agitar con energía para que se mezclen bien los líquidos.
  • 22 horas (si se cree que se puede ir al baño, atrasamos 10 minutos, hasta las 22:10 o la hora que se haya elegido):
    • Junto a la cama, de pie, tomamos la mezcla entera junto con las 8 pastillas de ornitina. Como máximo, tardaremos 5 minutos, aunque lo ideal es beberla de golpe.
    • Apagar la luz.
    • ACOSTARSE DE FORMA INMEDIATA. Esto es vital para desprenderse de las piedras. Lo ideal es tumbarse boca arriba con dos almohadas debajo de la cabeza. Es imprescindible que la cabeza esté más elevada que la zona abdominal. Una postura alternativa es recostándose ligeramente al lado derecho con las rodillas cerca de la cabeza.
    • Debes permanecer 20 minutos sin moverte lo más mínimo y sin hablar.
    • Lo ideal es dormir.
    • Si durante la noche se tienen ganas de evacuar, debe hacerse.

Al día siguiente de limpiar el hígado

Aunque los pasos más importantes ya los habremos hecho al llegar a este punto, lo cierto es que aún no hemos acabado. Veamos qué falta.

  • 6:00 a 6:30 horas:
    • Tomar la tercera ración de sales de Epsom (otros 3/4 de vaso).
    • Lo ideal es permanecer erguido.
    • Es ideal en este momento meditar, leer o descansar.
    • Mucha gente se siente relajada en este punto y tiene ganas de hacer estiramientos o yoga (a mí me suele pasar).
    • Si se tiene sed se puede beber un vaso de agua tibia antes de tomar las sales.
  • 8:00 a 8:30 horas: Tomar la última ración de sales de Epsom.
  • 10:00 a 10:30 horas: En este punto ya se puede beber zumo de fruta recién exprimido.
  • 10:30 a 11 horas: Se pueden comer un par de piezas de fruta.
  • 11:30 a 12 horas:
    • En este punto ya se puede comer con normalidad, por lo que puedes tomar una comida ligera. No obstante, es muy recomendable que esta comida sea muy ligera, ya que el hígado acaba de sufrir una «operación de cirugía».
    • A la tarde se volverá a la normalidad, aunque durante un par de días se debe comer ligero por lo que acabo de decir.

Resultados

  • Las primeras deposiciones del día serán líquidas.
  • Luego se expulsarán alimentos mezclados con cálculos biliares.
  • Más tarde, solo se expulsarán piedras y agua.
  • Asómbrate de ver los cálculos biliares flotando en el agua de tu inodoro (una experiencia única).

Conclusiones de limpiar el hígado con el método de la limpieza hepática de Andreas Moritz

Este método para limpiar el hígado es una forma muy buena de mejorar nuestra salud. Yo lo he probado muchísimas veces y me parece una herramienta espectacular. Eso sí, para obtener todos los beneficios de la limpieza del hígado hay que repetir el proceso hasta que no haya piedras, lo cual puede requerir de 8 a 12 limpiezas en intervalos de 3 semanas a un mes. Es algo que debes tener en cuenta, ya que mucha gente se cansa y la hace tan solo una o dos veces, y eso no es suficiente.

Críticos y detractores de Andreas Moritz

Sé que Andreas Moritz, el creador del método, ha tenido muchos detractores. La razón principal que esgrimen estos es que Andreas escribió otros libros que se aproximan más a la pseudociencia que a la rigurosidad del método científico. Yo les digo que la ciencia se basa en la experimentación objetiva, y que no solo yo he probado este método, sino que conozco decenas de personas que lo han hecho y realmente han notado sus beneficios. Es real. Y a mí, sinceramente, no me importa qué otras cosas haya hecho el autor en su vida, simplemente sé que funciona. Nos dejó un gran regalo.

Otra de las críticas que se le hace a Andreas Moritz es el hecho de que murió joven, concretamente, con 58 años, si no recuerdo mal. Y dicen, ¿cómo puede morir joven alguien que pregonaba que se puede evitar la enfermedad si se siguen sus métodos? Bueno, lo cierto es que no hay nadie inmortal en este mundo, por un lado, y por otro, hay que tener en cuenta que el pobre Andreas sufría de bastantes problemas de salud desde que era niño. Además, uno se puede morir de muchas causas. Y es que no hay ningún método que nos vaya a librar de la muerte, pero si podemos vivir los años que nos corresponden de vida con la máxima salud e independencia, ¿por qué no lo hacerlo?

A los detractores de Andreas les diría que prueben el método, simplemente. Su salud se lo agradecerá y su irritabilidad disminuirá.

Y nada más. Espero que te haya gustado este artículo y te ayude a limpiar el hígado con el método de limpieza hepática de Andreas Moritz. No olvides que el grueso de la información para llevarlo a cabo está en el libro original, y que este artículo no exime de su lectura. Tampoco me hago responsable del mal uso de esta información. Comparte este artículo con las personas a las que te gustaría regalarles salud y vitalidad y comenta abajo tu opinión. Sin más, te vuelvo a dejar aquí abajo los productos que necesitas y sus alternativas (como el ácido málico) para llevar a cabo la limpieza hepática de manera satisfactoria.

Aceite de oliva virgen extra, en Ecovegalia.

Zumo de pomelo, en Ecovegalia.

Bestseller No. 1
Delizum Zumo Manzana 1L L Bio Envase De 1 Litro 400 g
Cuidarte nunca fue tan fácil; Producto de la marca DELIZUM; El mejor producto para el cuidado y bienestar de tu cuerpo
7,06 EUR
Bestseller No. 1
Ácido Málico 800 mg x 90 Cápsulas
Puede ayudar a la producción de energía en el cuerpo.; Este producto es apropiado para vegetarianos y veganos.
15,75 EUR
Bestseller No. 1
Now Foods L-Ornithine 500mg Standard - 120 Cápsulas
NOW L-Ornithine 500 mg; 120 cápsulas veganas; Vegano, sin gluten, sin lactosa, sin ingeniería genética, kosher
22,65 EUR
MY PERFECT COLON - Dispositivo para el lavado intestinal doméstico
  • Dispositivo para el lavado intestinal doméstico
  • Se conecta directamente al grifo del baño
  • Permite efectuar el lavado sentados en el inodoro
  • Contiene 12 cánulas rectales
  • Contiene portafiltros de metal para grifo. Adaptable a todos los grifos con portafiltro desenroscable estándar (CEN EN 246).

>